pix

Menú de Temas

En el lado derecho de la página hallas el menú de temas organizado por secciones para una fácil navegación y ubicación de los temas buscados.
Comienza ya a disfrutar del material

Sala de Lectura

Brilla el Sol y se pone el Sol

En el libro del Génesis está escrito: «La vida de Sara fue de cien años, veinte años y siete años; los años de la vida de Sara» (Génesis 23:1). Ahora bien, observando los versículos previos apreciamos que antes de esta declaración se menciona lo concerniente al nacimiento de Rebeca. Como está escrito: «Y Betuel engendró a Rebeca» (Génesis 22:23). A esto se refiere lo que está escrito: «Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece. Brilla el Sol, y se pone el Sol, y anhela volver al lugar de donde brilla» (Eclesiastés 1:4-5).

¿A qué se refiere exactamente esta declaración? Rabí Aba el hijo de Kahana lo explicó, dijo: ¿Acaso nosotros no sabemos que brilla el Sol, y se pone el Sol? Por supuesto que lo sabemos, es algo obvio. Por lo tanto, debemos reconocer que lo que está escrito en este versículo enseña otro asunto, que antes de que El Santo, Bendito Sea haga que se ponga el Sol de un justo, hace brillar el Sol de otro justo.

Obsérvese que el día en que murió Rabí Akiva, nació nuestro maestro, Rabí Iehuda Hanasí, el compilador de la Mishná. Y cuando esto sucedió leyeron sobre él el versículo que declara: «Brilla el Sol, y se pone el Sol».

El día en que murió nuestro maestro, Rabí Iehuda Hanasí, nació Rav Ada hijo de Ahaba, y leyeron sobre él el versículo que declara: «Brilla el Sol, y se pone el Sol».

El día en que murió Rav Ada hijo de Ahaba, nació Rabí Avún, y leyeron sobre él el versículo que declara: «Brilla el Sol, y se pone el Sol».

El día en que murió Rabí Avún, nació Rabí Avún, su hijo, y leyeron sobre él el versículo que declara: «Brilla el Sol, y se pone el Sol».

El día en que murió Rabí Avún, nació Aba Oshaia, hombre de Tria, y leyeron sobre él el versículo que declara: «Brilla el Sol, y se pone el Sol».

El día en que murió Aba Oshaia, hombre de Tria, nació Rabí Oshaia y leyeron sobre él el versículo que declara: «Brilla el Sol, y se pone el Sol».

Se aprecia claramente a partir de estos sucesos que antes de que El Santo, Bendito Sea hace que se ponga el Sol de un justo, hace brillar el Sol de otro justo (véase Talmud, tratado de Iomá 38b).

Asimismo, antes de que El Santo, Bendito Sea hiciera que se ponga el Sol de Moshé, hizo brillar el Sol de Josué. Como está dicho: «El Eterno le dijo a Moshé: “Toma para ti a Josué, hijo de Nun, un hombre en el cual hay espíritu, y pon tu mano sobre él”» (Números 27:18).

Antes de que El Santo, Bendito Sea, hiciese que se ponga el Sol de Josué, hizo brillar el Sol de Otniel hijo de Kenaz, el juez que juzgó a Israel después de la muerte de Josué y aún en vida de éste se posó sobre él el espíritu de El Eterno. Como está dicho: «La conquistó Otniel hijo Kenaz» (Josué 15:17).

Esta declaración se refiere a la ciudad de Kiriat Sefer en la Tierra de Israel, a la cual Otniel hijo de Kenaz conquistó. Y los sabios dedujeron que esta declaración indica la conquista de Otniel hijo de Kenaz de la lectura del Libro, ya que Kiriat Sefer significa: «la lectura del libro –de la Torá-». Es decir, enseñó las leyes de la Torá que se habían olvidado durante el duelo por la muerte de Moshé. Y esto no fue sencillo, ya que habían sido olvidadas completamente por todos, pero Otniel hijo de Kenaz con su enorme capacidad analítica y de deducción las devolvió al pueblo (véase tratado talmúdico de Temurá 16a).

Antes de que El Santo, Bendito Sea hiciera que se ponga el Sol de Eli, hizo brillar el Sol de Samuel. Como está dicho: «Y antes de que la candela de Dios fuese apagada, Samuel estaba durmiendo en el Templo de El Eterno, donde se encontraba el Arca de Dios. El Eterno llamó a Samuel; y él respondió: “Heme aquí”. Y corrió a Eli y dijo: “¡Heme aquí! ¡Me has llamado!”. Y Eli le dijo: “Yo no he llamado; vuelve y acuéstate”. Y fue y se acostó. Y El Eterno volvió a llamar a Samuel, y Samuel se levantó y fue a Eli y dijo: “¡Heme aquí! ¡Me has llamado!”. Y él dijo: “Hijo mío, yo no he llamado; vuelve y acuéstate”. Y Samuel aún no había conocido a El Eterno, ni la palabra de El Eterno le había sido revelada. Y El Eterno volvió a llamar por tercera vez a Samuel, y se levantó y fue a Eli, y dijo: “¡Heme aquí! ¡Me has llamado!”. Entonces Eli entendió que El Eterno llamaba al joven. Y Elí dijo a Samuel: “Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás: ‘Habla, El Eterno, pues tu siervo oye’”. Y Samuel se fue, y se acostó en su lugar. Y El Eterno vino y estuvo ahí, y llamó como las otras veces: ¡Samuel, Samuel! Y Samuel dijo: “Habla, pues tu siervo oye”» (I Samuel 3:3-10). Dijo Rabí Iojanán: Se asemeja al caso de una ternera íntegra, que va tras su madre obediente y fiel; así fue Samuel detrás de Eli, su maestro, ya que merced a su gran humildad no creía que El Eterno lo estaba llamando a él y pensó que su maestro lo llamaba.

Con nuestras matriarcas también aconteció algo similar a lo mencionado respecto a los hombres distinguidos antes citados. Pues antes de que El Santo, Bendito Sea, hiciera que se ponga el Sol de Sara, hizo brillar el sol de Rebeca. Pues primeramente está escrito: «Y fue después de estos hechos, que se le dijo a Abraham, diciendo: “He aquí que Milca también le dio hijos a Najor, tu hermano. Utz, su primogénito; Buz, su hermano; Kemuel, el padre de Aram; y Kesed, Jazo, Pildash, Idlaf, y Betuel; y Betuel engendró a Rebeca”» (Génesis 22:20-23). Y después está escrito: «La vida de Sara fue de cien años, veinte años y siete años; los años de la vida de Sara» (Midrash Raba Génesis 58:2).

  Volver a Inicio
--------------------
 

 

Energía del Nombre

pix

El nombre propio es el ente que capta la energía cósmica a través de las letras que lo integran y la proyecta sobre la persona. Esa energía es determinante en la formación, el forjado, y el desarrollo de la personalidad, como así todas las cualidades y capacidades innatas.

Enviar un nombre

Atributos

Es importante conocer el medio que permite captar la energía suprema a través de la voluntad. Y ese medio son las letras hebreas, con las que fue creado el mundo, y por ende, todas las almas, y también los nombres propios.

Contacto

Contactar con nosotros es muy fácil. Y nos es muy grato recibir vuestras cartas. Por eso, he aquí varias opciones para contactarnos.

ad ad ad

E-mail: contacto@hebraicadigital.com