¿Sabías Qué...?

¿Sabías Qué...

hay personas que resucitarán primero? 

En el libro Zohar se esclarece quienes resucitarán en primer orden, cuando llegue el momento de la resurrección.

Para comprender lo declarado por el libro Zohar, debemos saber primeramente una sección del Pentateuco que trascribimos a continuación, y luego, será posible comprender la revelación anunciada.

En el Pentateuco consta: "Abraham era anciano, bien entrado en años, y El Eterno lo había bendecido en todo. Y Abraham le dijo a su sirviente, el mayor de su casa, quien controlaba todo lo suyo: «Coloca ahora tu mano bajo mi muslo. Y te haré jurar por El Eterno, Dios de los Cielos y Dios de la tierra, que no has de tomar mujer para mi hijo de las hijas de los cananeos, entre quienes habito; sino que irás a mi tierra, y a mi lugar nativo irás y tomarás una mujer para mi hijo Itzjak (Isaac)».

El sirviente le dijo: «Tal vez la mujer no desee seguirme a esta tierra. ¿Llevaré entonces a tu hijo de regreso a la tierra de donde partiste?». Abraham le respondió: «Ten cuidado de no retornar a mi hijo allí. El Eterno, Dios de los Cielos, Quien me sacó de la casa de mi padre y de la tierra de mi nacimiento; Quien habló acerca de mí y Quien juró ante mí diciendo: “A tu descendencia daré esta tierra”, Él enviará Su ángel delante de ti, y tú tomarás una mujer para mi hijo de allí. Pero si la mujer no deseare seguirte, estarás absuelto de este juramento mío. Mas no retornes a mi hijo allí».

El sirviente colocó su mano bajo el muslo de Abraham, su señor, y le juró sobre lo dicho. Entonces el sirviente tomó diez camellos de los camellos de su señor y partió con todos los bienes de su señor en su mano y se dirigió hacia Aram Naharaim a la ciudad de Najor. Hizo arrodillar a los camellos fuera de la ciudad, en una fuente de agua, al anochecer, que es la hora cuando llegan las mujeres a sacar agua. Y dijo: «El Eterno, Dios de mi señor Abraham, por favor, dispone para mí en este día que harás bondad con mi señor Abraham. Aquí estoy parado junto a la fuente de agua y las hijas de los lugareños salen a extraer agua. Que sea la joven a quien he de decirle: “Por favor, inclina el cántaro para que pueda beber”, y la que ha de responder: “Bebe, y también daré de beber a tus camellos”, aquella a quien has designado para tu sirviente, para Itzjak (Isaac); y que yo sepa a través de ella que has hecho bondad con mi señor».

Aún no había terminado de hablar, cuando salió Rivka (Rebeca), que le había nacido a Betuel, hijo de Milcá, la mujer de Najor, hermano de Abraham, con el cántaro sobre su hombro. Y la joven era de muy hermosa apariencia; virgen a la que no había conocido varón alguno. Ella descendió a la fuente, llenó su cántaro y subió. El sirviente fue corriendo hacia ella y le dijo: «Por favor, déjame beber un poco de agua de tu cántaro». Ella dijo: «Bebe, señor mío», y rápidamente bajó el cántaro a su mano y le dio de beber.

Cuando terminó de darle de beber, dijo: «Sacaré agua también para tus camellos, hasta que terminen de beber». Se apresuró y vació su cántaro en el abrevadero, y corrió nuevamente hacia la fuente para extraer agua; y extrajo agua para todos sus camellos. El hombre estaba asombrado y silencioso, aguardando saber si El Eterno había hecho exitoso su camino o no. Y sucedió que cuando los camellos terminaron de beber, el hombre tomó un aro de oro de medio siclo de peso y dos brazaletes en sus manos, que pesaban diez siclos de oro. Y le dijo: «¿De quién eres hija? Por favor, dime. ¿Acaso hay lugar en casa de tu padre para que pasemos la noche?».

Ella le dijo: «Soy la hija de Betuel, hijo de Milcá, quien lo tuvo de Najor». Y le dijo: «Tenemos abundancia de paja y de forraje, así como lugar para dormir».

El hombre se inclinó y se postró ante El Eterno. Dijo: «Bendito es El Eterno, Dios de mi señor Abraham, Quien no ha abandonado Su bondad y Su verdad para con mi señor. Estando aún en el camino, El Eterno me guió a la casa de los hermanos de mi señor». (Génesis 24: 1-28)

Ahora sí, pasemos a la revelación del libro Zohar:

Dijo Rabí Aba: hay que observar y meditar en esta sección: "Hizo arrodillar a los camellos -el camello, gamal, alude al cuerpo- fuera de la ciudad, en una
fuente de agua, al anochecer, que es la hora cuando llegan las mujeres a sacar
agua".

Dijo Rabí Aba: lo que está escrito "fuera de la ciudad" alude al
cementerio, que se encuentra fuera de la ciudad; "en una fuente de agua", lo cual alude a la fuente del agua de la Torá, tal como fue enseñado: quienes se
anticipan a incorporarse en los cementerios durante la Resurrección de los
muertos son los mismos que se dedicaron al estudio de la Torá durante su vida en este mundo, pues he aquí que fue enseñado: cuando una persona entra a la tumba, ¿qué le preguntan primeramente? Si estableció tiempos de estudio de la Torá, tal como está escrito: "Y habrá fe en tu tiempo." (Isaías 33:6). Y cuando sale, es decir, llega el momento de salir de la tumba, ¿no es lógico que sea incorporado primero?

Untitled Document

Nota: La edición en español del Zohar, de Editorial Obelisco, puede conseguirla en la librería más próxima a su domicilio.


Indice de ¿Sabias Que...?  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin