¿Sabías Qué...?

¿Sabías Qué...

Dios no se alegra con la caída de los malvados? 

Rabí Iehoshúa ben Levi cuando se disponía a disertar acerca de la Meguilá de Ester, solía abrir la disertación comenzando con esta sección, es decir, de aquí, de este versículo que está escrito en la sección de la reprenda de Moshé: “Y ocurrirá que así como El Eterno Se regocijó contigo para beneficiarte y multiplicarte, así hará que se regocijen contigo para dañarte y destruirte; y serás arrancado de la Tierra a la que vienes para poseerla” (Deuteronomio 28:63), y cuestiona: ¿pero acaso se alegra el Santo, Bendito Sea, con la caída de los malvados? Pero he aquí que está escrito: “Cuando salían ante el ejército, -cuando los cantores comenzaban a salir en primer lugar ante Amón-, y los cantores decían: Alabad a El Eterno porque por siempre es su misericordia” (II Crónicas 20:21). Y no fue dicho: “porque es bueno” como en los demás pasajes en los que se menciona una expresión similar, es decir: “Alabad a El Eterno porque es bueno, porque por siempre es su misericordia”. Y dijo Rabí Iojanán: ¿Por qué no fue dicho “porque es bueno”, lo cuál indicaría que es bueno que se reconozca ante Él por esto, mediante este reconocimiento? Porque el Santo, Bendito Sea, no se alegra con la caída de los malvados.

Y dijo Rabí Iojanán otra conjetura mediante la cual prueba su elucidación a partir de otro versículo: ¿Qué es y a qué refiere lo que está escrito antes de la partición del Mar de juncos?: “Se colocó entre el campamento de Egipto y el campamento de Israel, y esa noche había nube y oscuridad, e iluminó la noche para el Pueblo de Israel, y nadie se acercó al otro durante toda la noche” (Éxodo 14:20). Los ángeles celestiales habían solicitado pronunciar un cántico de alabanza ante el Santo, Bendito Sea, en aquella noche, como lo hacen en la guardia de cada noche, pero el Santo, Bendito Sea, les dijo: ¿Acaso la obra de mis manos se hunde en el mar y vosotros pretendéis entonar cánticos de alabanza? Siendo así es difícil de entender la explicación de lo referente al reproche de Moshé: “así hará que se regocijen contigo para dañarte y destruirte; y serás arrancado de la Tierra a la que vienes para poseerla” (Deuteronomio 28:63). Se responde: Dijo Rabí Elazar: Él, el Santo, Bendito Sea, no se alegra, pero otros, los que odian a Israel, los hace alegrar para que dañen a los Hijos de Israel. Y se deduce también esto del versículo mismo, como está escrito: “hará que se regocijen” y no está escrito: “se alegrará” en alusión a Él mismo, eso es lo que se aprende de él texto bíblico citado. Y también cuando estaban condenados a ser exterminados en los días de Hamán, los enemigos se alegraban al afligirlos. (Talmud, tratado de Meguilá 10b)

Indice de ¿Sabias Que...?  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin