¿Sabías Qué...?

¿Sabías Qué...

cuando culmina el Shabat se realiza una ceremonia llamada Avdalá? 

Cuando culmina el Shabat, se realiza la ceremonia de Separación –Avdalá-. A través de la misma se separa la santidad del Shabat, de los demás días hábiles.

Para la ocasión se llena una copa de vino, se la alza con la mano derecha, y se recita la bendición por el vino: “Benidto eres, Oh Eterno, Di-s del Universo, creador del fruto de la vid”

Inmediatamente después, toman hierbas aromáticas, para reconfortar al alma luego de la salida de la santidad del Shabat. Solo que antes disfrutar del aroma, se recita la bendición: “Benidto eres, Oh Eterno, Di-s del Universo, creador las especies aromáticas”

A posteriori, se procede a rememorar el descubrimiento del fuego, hecho sucedido tras la culminación del primer Shabat, cuando Adan, el primer hombre, frotó dos piedras, y produjo fuego por primera vez.

Para la ocasión se enciende una vela de al menos dos mechas, o de no ser posible, se toman dos astillas de madera, o dos fósforos que son encendidos, y se los une, para que sus llamas se junten.

Se recita la bendición correspondiente, y se colocan las manos ante el resplandor de esa luz para tener provecho de la misma.

La bendición que debe pronunciarse para la ocasión es: “Benidto eres, Oh Eterno, Di-s del Universo, creador de las luces del fuego”

Finalmente, se sostiene la copa de vino con la mano derecha y se recita la bendición de la Separación -Avdalá-:

“Benidto eres, Oh Eterno, Di-s del Universo, que separa entre lo Santo y lo mundano, entre la luz y la oscuridad, entre Israel y las naciones, entre el Día Séptimo y los demás días de labor. Benidto eres, Oh Eterno, que separa entre lo Santo y lo mundano”

Respecto a la luz que se precisa para recitar la bendición antes descrita, requiere que el fuego haya prendido bien, e ilumine correctamente. Es decir, si aun necesita mantener el fósforo o encendedor sobre la mecha, quiere decir que el fuego aun no ilumina como es debido. Solo se recitará la bendición, en el momento en que el fuego se mantenga por si solo, sin ayuda.

La causa de este requisito surge a partir del versículo que refiere a la creación de la luz.

En el versículo que refiere a la luz, en momentos de su creación, se declara: “Dios vio que la luz era buena” (Génesis 1: 4) y a continuación está escrito: “y Dios separó la luz de la oscuridad” (Génesis 1: 4), o sea, en primer orden consta que la luz era buena, y a posteriori, se cita la acción llevada a cabo con la misma, en este caso, su separación. Sin embrago, respecto a las otras creaciones, el orden es inverso, se describe el acto llevado a cabo, y a posteriori, se manifiesta “Vio El Eterno que era bueno”. Esta diferencia llamó la atención de Rabí Zeira, hijo de Rabí Abahu, quien disertó en Kesarin precisamente sobre este tema. El citado sabio inició su conferencia planteando una pregunta: ¿De dónde se sabe que no se recita la bendición sobre una vela, durante la ceremonia de separación –Avdalá-, al culminar el Shabat, hasta que el fuego de la misma esté encendido a tal punto que ilumina, y permite tener provecho de la luz que proporciona?.

Respuesta

La respuesta surge del versículo que refiere a la creación de la luz antes citado, pues está escrito: “Dios vio que la luz era buena” (Génesis 1: 4) y a posteriori, “y Dios separó -vaiavdel- la luz de la oscuridad”.

Es decir, cuando El Eterno vio que la luz era buena, propicia para iluminar, recién entonces separó -vaiavdel-. Se aprende de aquí, que hay que aguardar a que la luz de la vela sea propicia para iluminar antes de pronunciar la bendición de la luz en la ceremonia de Avdalá. (Midrash Raba, mefarshim)

Mekorot (Fuentes utilizadas): 

Midrash Raba, mefarshim

Indice de ¿Sabias Que...?  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin