Numerología 

Sistema de Guematria

Sumar la voz de la palabra al valor numérico

Existe un sistema de cálculo del valor numérico de una palabra -guematria- mediante el cual se le suma al producto obtenido, la voz de la palabra -kolel-.

Este sistema es mencionado por el Rabí Moshé Iserlisch en el Código de Leyes -Shulján Aruj-, en el volúmen denominado Oraj Jaim, 61:3.

Primeramente citaremos la teoría de Rabí Iosef Karo, que es de procedencia sefaradita y el autor del Código de Leyes -Shulján Aruj- y luego la teoría de Rabí Moshé Iserlisch que es de procedencia ashkenazita y corrigió ciertas leyes aplicándole la tradición asheknazita .

En la citada ley se habla de la importancia del recitado de la oración denominada Shemá Israel, la cual está compuesta de 245 palabras, y escuchando las tres últimas palabras de la misma por segunda vez de boca del representante de la congregación que las repite en voz alta, se completan 248 palabras. Son en equivalencia a los 248 miembros óseos que poseemos en el cuerpo humano.

Ahora bien, ¿qué sucede cuándo no podemos rezar con la congregación por alguna razón de fuerza mayor? ¿Cómo completamos en ese caso la integridad de los 248 miembros óseos que poseemos en el cuerpo humano?

En ese caso, debe concentrarse en las 15 letras "vav" con las que comienzan las palabras que suceden a la oración denominada Shemá Israel.

Pues el valor de la letra “vav” es 6

Entonces resulta: 15 x 6 = 90

Este valor 90 equivale a tres veces el nombre del Eterno, completándose así las 248 palabras en equivalencia a los 248 miembros.

Ahora bien, si observamos detenidamente el nombre del Eterno, apreciamos que su valor es de 26 y no de 30. ¿Y cómo el sabio Iosef Karo dijo que se considera un valor de 30 por cada nombre?.

La respuesta es, que deben sumarse la cantidad de letras que integran la palabra, al valor numérico –guematria- de la misma. (Código de Leyes -Shulján Aruj-, Oraj Jaim, 61:3)

Gráfico ilustrativo:

Apreciamos que el valor numérico del nombre de l Eterno es igual a 26, y también que el mismo está integrado de cuatro letras. Sumamos 26 + 4 = 30

Es decir, mediante la aplicación de este sistema, se considera que el nombre del Eterno posee un valor de 30.

Esta es la opinión de Rabí Iosef Karo.


Rabí Moshé Iserlisch enseñó, que se puede sumar la voz de la palabra. Es decir, el valor 1.

De este modo, resulta que 3 nombres del Eterno equivalen a 90, más la voz de la palabra, obtenemos el valor 91.

El valor 91 contiene el nombre del Eterno tal como se lo escribe y también como se lo pronuncia:

Si tenemos en cuenta la forma en que se lo escribe, ya vimos que su valor es 26.

Veamos ahora el valor según su forma de pronunciación

Sumando los valores del nombre de Dios tal como se escribe y como se pronuncia resulta:

26 + 65 = 91

De este modo es como si el individuo reconociere que el nombre del Eterno, como se escribe y como se pronuncia es verdad.

(En hebreo son tres palabras: Nombre del Eterno como se escribe -una palabra- Nombre del Eterno como se pronuncia -una palabra-, verdad -una palabra-. En total tres palabras)

Untitled Document

 

Indice de Numerología  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin