Sección Kabala

Kabala

Edición en español del libro Zohar

Introducción general al estudio de la Cábala

MATERIA Y FORMA

Materia y forma, cuerpo y alma luz y recipiente

La realidad en general está compuesta de dos dimensiones: forma y materia. La materia se refiere al aspecto físico y la forma señala la dimensión espiritual.
La Cábala sostiene que no existe materia carente de forma ni forma carente de materia, aunque ambas dimensiones sean comple-tamente opuestas. De todos modos, su unión y fusión son perfectas y asombrosamente complementarias.
Tal como esta fusión de materia y forma aparece en el hombre, se manifiesta también en la realidad entera: en el mundo inanimado, vegetal, animal y humano.

Luz y recipiente

Cuando le hablo a Rubén o hablo acerca de él, no me estoy refirien-do a su cuerpo sino a su esencia. De modo que al hablarle acudo a su forma y no a su sustancia material. La forma de Rubén incluye su esencia, es decir, sus cualidades, sus virtudes, su concepción de mundo, etc. El cuerpo es el recipiente que contiene la forma. El hom-bre revela su forma a través de sus acciones, es decir, la totalidad de su fuerza espiritual. Es como si el cuerpo estaría traduciendo el plano espiritual a un lenguaje comprensible por su semejante o, en otras palabras, el cuerpo obra como instrumento para expresar su forma.
En el pensamiento cabalístico, un sinónimo del concepto de forma es el de luz. La luz está siempre contenida en un recipiente y funcio-na a través de él. Luz y recipiente son sinónimos de los términos forma y materia.

El recipiente revela y pone de manifiesto la esencia de la luz por medio de su acción.

La luz es interna, mientras que el recipiente es externo. La luz es la esencia que se reviste en el recipiente y lo conduce. Es decir que la luz se manifiesta a través de la acción, y por su intermedio se revela su esencia interna.

Niveles de forma y materia

Señalamos anteriormente que la forma es la que se reviste en la materia y la activa. El Eterno quiso crear diferentes tipos de criaturas, de diversos niveles y caracteres, y para lograrlo adaptó a cada una la forma apropiada, de modo que la forma que reviste el mundo anima-do es superior a la que rige en el inanimado, y así sucesivamente.

Para visualizarlo mejor imaginemos dos escaleras paralelas situa-das verticalmente. Una escalera está compuesta por niveles de mate-ria, y en su escalón inferior se encuentra la materia más baja de la rea-lidad, y en el peldaño superior la materia más excelsa de toda la cre-ación. La otra escalera está comprendida por niveles de forma cada cual correlacionada a un nivel de materia de la primer escalera. En resumen, la esencia y la calidad de un objeto dependen de su forma, es decir, de su poder espiritual. La forma es quien determina las características de dicha realidad, y por eso podemos afirmar que la forma es la esencia de la realidad, del objeto. Existen creaciones cuya forma está fijada, y durante su existencia no manifiestan ningún cam-bio esencial. El hombre, por su parte, dotado de libre albedrío, puede modificar su forma cumpliendo las leyes de la Torá, a través del cum-plimiento de los preceptos, elevándose espiritualmente.
Frente al hombre dotado de libre albedrío se encuentran los ánge-les, cuya característica es el permanecer «estáticos».Ya que carecen de libre albedrío no pueden transformar ni mejorar su esencia, y por eso están privados de la posibilidad de elevarse. Es debido a esta razón que teóricamente el hombre puede llegar a un nivel más elevado que el de los propios ángeles.

Los componentes de la materia

Los cabalistas dividen a toda la materia, en todas sus categorías –inanimado, vegetal, animal y humano– en cuatro elementos básicos: 1) fuego, 2) aire, 3) agua, 4) tierra. La diferencia entre un ente y otro es la proporción de los cuatro elementos que lo componen.

El ser humano también está compuesto por los cuatro elementos, fuego, aire, agua y tierra, y además de los poderes espirituales que encontramos en el dominio de lo inanimado, vegetal y animal, posee un poder espiritual denominado alma –neshamá. El alma contiene la totalidad del poder espiritual humano tal como, por ejemplo, sus características morales, aunque el principal componente del alma es su poder intelectual.

Untitled Document

Nota: La edición en español del Zohar, de Editorial Obelisco, puede conseguirla en la librería más próxima a su domicilio.


Untitled Document

Importante

Para comprender más profundamente los estudios de Cábala, acceder a este curso (está en audio y se puede escuchar y descargar libremente):

Acceder a la audición de Cábala: clik aquí

Indice de Kabala  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin


Warning: include(../contadores/contador_kabala.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/26/4018226/html/kabala/materia_forma.php on line 183

Warning: include() [function.include]: Failed opening '../contadores/contador_kabala.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/26/4018226/html/kabala/materia_forma.php on line 183