Actualidad



por Gabriel

UN CAMBIO DEBIDO

Los acontecimientos mundiales por todos nosotros conocidos, nos deben llamar a una franca reflexión y apuntar tanto nuestra más elemental inteligencia como nuestros actos hacia un sitio concreto y ese destino siempre tiene y debe ser la Torá. Solo el cumplimiento de la Torá nos permitirá hacer a nuestro alrededor una aureola de protección que nos brindará una seguridad respaldada por la palabra del Eterno, quien, como sobradamente sabemos, no es hombre para que mienta o se equivoque. Sin embargo para que esto se cumpla tenemos que “jugar” bajo sus mismas reglas, bajo sus mandatos y no salirnos de ellos ni un ápice.
Muchas personas, lamentablemente, prefieren otros senderos más tortuosos, que los llevarán indefectiblemente al sufrimiento y al dolor, destinando sus actos a cosas absolutamente superfluas verbigracia actos de consumo masivo que no son otra cosa más que supercherías, escapismos en el alcohol o las drogas, así como la “recreación” mediante el sexo desenfrenado que se parece más al simple apareamiento que practican, por instinto, los animales, que un acto lícito entre dos personas que se aman. La tónica hoy día pareciera ser ”vivir el momento y más tarde veremos”, lo que la gran mayoría deja pasar por alto y no toman en cuenta de manera seria es que si bien es cierto hoy podemos estar gozando de una posición económica holgada, confortable, es absolutamente para nosotros desconocido si más tarde o mañana igualmente vamos a tenerla. No sabemos. De igual modo sucede a la inversa, si estamos transitando por una situación asaz rauda, no necesariamente mañana tenemos que estar igual. El Eterno Santo Bendito Uno hace que el destino del hombre cambie y ni siquiera los tzadikim están libres de estos cambios, sino como sobradamente podemos comprobar en la Torá, ellos, como por ejemplo Abraham, Itzaj, Iacov y el mismo Moshé solo para citar unos cuantos, fueron un claro paradigma de ello. De manera tal que nuestra situación puede cambiar de un momento a otro para nuestro beneficio o nuestro perjuicio pero siempre bajo la máxima divina que “todo es para bien”. Llamo a colación y muy a propósito de Purim que recién terminó ha unos pocos días, el tremendo revés que sufrió el rashá de Haman, cuando contando con todo el apoyo del Rey Ajashverosh, uno de los monarcas más poderosos que haya habido sobre la faz del planeta, de un momento a otro las cosas en su vida tomaron un revés lesivo a sus intereses culminando con la muerte de su descendencia y la suya misma. Otro cuidadoso ejemplo podemos sacarlo de la vida de Moshé quien por todo lo que hizo por el pueblo de Israel, sería titular de grandes reconocimientos pero especialmente el de ingresar a la tierra prometida, hecho que como sabemos todos, no ocurrió. El mismo Salomón con toda y su sabiduría sufrió, por su desobediencia, los embates de un cambio de situación de la noche al día. Finalmente, y como dije, solo para citar unos ejemplos, recordamos al Rey Shaúl que por desobedecer las órdenes expresas del Eterno, fue apercibido severamente por el profeta Samuel y arrebatado su trono de la noche al día, “Y le dijo Samuel: ‘El Eterno ha rasgado el reino de Israel de ti el día de hoy, y lo ha dado a un vecino tuyo que es mejor que tu” (Samuel 15:28)
Todo esto nos debe llamar a una atenta reflexión especialmente hoy día donde vemos que el mundo entero está siendo objeto de grandes catástrofes y cosas que nunca nos imaginaríamos y no dedicarnos a vivir el día a día obviando lo que viene, poniendo en evidente peligro nuestro futuro en el “mundo por venir”
“Por lo tanto, el Rey David advierte en tehilim que uno no debe excederse en los momentos de alegría y diversión ya que de este modo no será posible encontrar la alegría completa en este mundo” (Midrash Tanjuma Scmini 2 Biur Amarim)
Ahora bien: “¿Por qué el Todopoderoso expone a la humanidad a formas de vida que se caracterizan por experiencias de dolor y tragedia en vez de otorgarnos una tranquilidad y un bienestar perfectos?
Las desgracias son las formas en las que el Todopoderoso nos recuerda la naturaleza transitoria de este mundo y nuestra tarea verdadera en él, la de servir a Hashem. Tanto los adultos como los niños, olvidan fácilmente la realidad. A un ser humano que recibe paz y felicidad en forma ininterrumpida, generalmente se olvida de sí mismo y se duerme espiritualmente, y queda totalmente absorto por la atención a sus deseos físicos de confort y lujo. Si no fuera por aquellos que nos hacen recordar al Todopoderoso, seríamos arrogantes y vanidosos, y actuaríamos como si la vida en este mundo nos duraría por siempre. Las desgracias nos recuerdan la total fragilidad de nuestra existencia,, y nos damos cuenta del hecho de que le debemos al Creador cada suspiro que damos. Los tzadikim aprovechan sus desgracias para acercarse más a Hashem” (Mesilat Iesharim, Sifrei Musar)
Si ponemos atención al anterior texto, nos damos cuenta de inmediato, que hoy día con tanta cosa que está ocurriendo, es un llamado de atención de lo Alto para que nos demos cuenta de lo que estamos haciendo y enmendemos nuestros yerros y demos un golpe de timón hacia la Torá y hacia Su Creador. Los sufrimientos, las aflicciones y los dolores que hoy día tenemos, son producto directo de nuestros actos, del alejamiento del camino santo por las cosas superfluas e inútiles de la vida, por apartarnos del sendero que nos hará partícipes del Olam Haba.
Empero estimo que no todo está perdido, el Eterno se está revelando mediante su manifestación Elokim (Elokim = 86 = hateva ("la naturaleza") y nos está indicando sin lugar a dudas el camino a seguir y las correcciones que tenemos que llevar a cabo. Un cambio es debido en nuestras vidas plegándonos a los caminos del Santo, a Su Torá, a Sus Mitzvot, a la Tzedaká, a la Tefilá y desde luego doblando rodillas y “haciéndonos pequeñitos ante El” por medio de una efectiva Teshuvá.
Vale la pena amigos, vale la pena el esfuerzo de redimirnos de nuestras viejas vidas y nacer a una nueva dimensión de Torá y verdaderamente si así lo hacemos estaríamos solo a MIL LAGRIMAS de hacer Su voluntad. Vale la pena…

Gabriel 

Últimos artículos publicados  

 


Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces