Actualidad


por Gabriel

¡ALEGRATE!

“No temas oh tierra alégrate y regocíjate porque el Eterno ha hecho grandes cosas” (Yoel 2:21)

EL diario vivir normalmente se nos hace pesado, las alegrías de la vida son pocas y los sufrimientos en cambio nos agobian, las tristezas parecen inclinar la balanza en demasía y las lágrimas son más abundantes que la risa. Sin embargo no por ello debemos concluir que la vida es un “valle de lágrimas” sino muy por el contrario un dulce reto que debemos experimentar día a día.

Decía el otro día que al levantarnos por la mañana no debe ser una rutina negativa sino muy por el contrario un acto de agradecimiento al Creador por su Misericordia. Ello lo evidenciamos por medio del Mode Ani que todos hacemos donde le damos gracias por restituirnos el don de la vida. Seguidamente, como sabemos, nos dirigimos a lavarnos las manos, a quitarnos y despojarnos de ellas las impurezas de la noche y finalmente a un contacto más directo con Di-s cuando llevamos a cabo la tefilá de Shajarit. Esta rutina mis amados de Hashem no tiene por qué ser una carga ni algo aburrido, por el contrario debemos estar alegres al atisbar los primeros rayos del sol, por las flores que de manera gratuita esparcen su aroma a nuestro alrededor, debemos estar alegres por el canto de las aves, por su trinar gratuito que regalan de manera desinteresada al mundo entero. Alegrémonos por los manantiales y por el cielo azul que apreciamos a diario teniendo en cuenta muy especialmente, que Di-s. nuestro Padre se manifiesta al través de todo ello, que nos habla en el color de una flor, en el sonido del agua y en el dulce gorjeo de una avecilla que eleva sus más bellos tonos a su Creador.

Las penas mis amigos vienen y van y así como llegan igual desaparecen, cada día debe ser para nosotros la búsqueda de la Luz y nuestros pensamientos, deben orientarse hacia esa búsqueda de la Luz, pero cuál-pregunto- debe ser ese pensamiento que busque la Luz? La respuesta es: el pensamiento correcto. El pensamiento correcto es ese que se eleva más allá de las estrellas, más allá de lo que vemos e imaginamos y que nos conduce a los atrios del Trono del Santo.

Cuando estamos alegres, nuestro mundo igualmente lo está, cuando un ser humano lleva a cabo una vida consciente y no de manera descontrolada, vive inspirado como un músico, como un poeta, regalando a su entorno vital las más bellas melodías, lo más sublime de su canto y las más dulces palabras engarzadas en una bella poesía, en un canto al Eterno. “Cantad alegres al Eterno. Cantad con fuerza cánticos. Entonad himnos y salmos” (Tehilim 98:4-5) De esta manera nuestra alma estará en paz, el mundo que nos rodea estará en paz y nada a nuestro alrededor nos preocupará ni perturbará. “Me alegraré y me regocijaré en Ti, cantando una canción a Tu nombre Altísimo” (Tehilim 9:3)

El dar comienzo al día de esta manera, con tefilá y con esa conexión directa y sincera con el Santo, abre un canal que nos irá permitiendo día a día superar las dificultades ya que si nos encaminamos hacia El, si lo llamamos, si lo buscamos, indefectiblemente nos encontraremos con El. De esa manera iniciaremos un día con gran alegría y bendición de la mejor manera como nos ilustra el Tehilim 90:14 “Cólmanos por la mañana con Tu merced. Nos alegraremos y nos regocijaremos durante nuestros días”

La alegría debe ser un estado de ánimo permanente, un hábito que podemos ir ejercitando día a día. En vez de levantarnos de mala gana, con el ceño fruncido, tratemos de hacerlo con alegría, con un rostro distendido y que refleje esa luz interna que todos llevamos dentro y que lamentablemente oscurecemos con nuestros actos. El estado de alegría y contentamiento debe ser una máxima para nosotros, de igual forma como nos obligamos a hacer terribles dietas para mostrar a los demás lo esbeltos y agraciados que estamos, de igual manera deberíamos esforzarnos por lograr un estado de alegría en nosotros y ello nos conviene sobremanera ya que de esa manera alejamos de nosotros las tensiones y damos un respiro a nuestro cuerpo que siempre tenemos acelerado por nuestros pensamientos desordenados y descontrolados. “Yo se que no hay nada mejor para ellos que alegrarse y gozar mientras vivan” (Kohelet 3:12)

Si logramos mantenernos en este estado, veremos solo las grandes cosas que Di-s ha manifestado para nosotros, las grandes cosas del universo, no las bicocas que nos acosan a diario. Siempre habrá sufrimientos en la vida lamentablemente porque siempre cometeremos yerros que nos llevan a ello pero ante estas vicisitudes de la vida y ante ello, el hombre grande se ennoblece, no maldice ni se lamenta, no se rasga las vestiduras, sino que más bien se eleva por encima de las circunstancias. Luego de cada sufrimiento, correctamente enfrentado, adquirimos nueva luz, nuevas cualidades y nos ennoblecemos. A veces nos olvidamos que todos sufrimos y que el dolor es exclusivo nuestro. Sufre tanto el gran hombre como el hombre ordinario solo que el grande sufre y se eleva, mientras que el hombre ordinario igualmente sufre pero se amarga y empequeñece.

“La esperanza del justo es alegría” nos dice Mishle/Proverbios 10:28, de ahí que debamos aprender esta lección.

Ya para concluir y para ir redondeando y perfilando mejor las ideas, nuestra vida debe ser toda una oda, un canto de alegría al servicio de Hashem, un despertar cada mañana cargando nuestro disco duro, no de las tristezas y los sufrimientos de ayer, que dicho sea de paso-si llegamos a hoy- es porque los sobrevivimos, sino con una programación distinta, radiante, sonora y poética que nos permita elevarnos más allá de las estrellas cada día y servir al Santo Bendito Sea con alegría y gozo uniéndonos en ese clamor al cual vibra y suena toda la Creación.

“Gritad en júbilo, cantad juntos, oh desolaciones de Jerusalem, porque el Eterno ha consolado a Su pueblo. Ha redimido a Jerusalem. El Eterno ha descubierto Su brazo sagrado ante los ojos de todas las naciones y todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestros Di-s” (Yeshayahu/Isaías 52:9-10)

Que estas preciosas palabras del profeta sellen nuestros corazones con alegría porque grande debe ser el gozo en nosotros porque veremos la “salvación de nuestro Di-s”

Gabriel 

Últimos artículos publicados  

 


Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces