Consideraciones del Amor

Consideraciones del Amor

Consideraciones del amor
por Ariel Ephraim

El amor verdadero es incondicional. De hecho, el amor verdadero se prueba en la adversidad, cuando la persona amada no nos corresponde, o peor aun, nos maltrata. Ese, es el amor que solo puede provenir de la fuente más pura, de Dios. Según la guematría de la palabra hebrea “ejad"-Uno, Dios mismo es amor o en hebreo "ahava" (tanto 'ejad' como 'ahava' son igual a trece); y por eso la relación entre Hashem e Israel se sostiene en el amor divino (Devarim 7:8).

Sin embargo, la parasha Eikev parece contradecir todo lo dicho anteriormente. La parasha comienza señalando que hay una recompensa por obedecer al Eterno, y una de las recompensas es el amor de Dios… “Y ésta será la recompensa cuando atiendas a éstas ordenanzas… [El] te amará y te bendecirá”. ¿Cómo? ¿El amor de Dios es condicional?

El hacernos esta pregunta nos permite descubrir algo. Si la Torá está equiparando el amor eterno (e incondicional) de Dios con todas sus bendiciones materiales y espirituales es porque tanto su amor como sus bendiciones están permanentemente siendo ofrecidos a nosotros, independientemente de nuestro comportamiento hacia El... Por lo tanto, cuando la parasha conecta la recompensa por la obediencia con el amor de Dios, se no está queriendo mostrar que a pesar de que las promesas espirituales y materiales ya están (y siempre estarán) ahí para que las tomemos, sólo cuando obedecemos al Altísimo tenemos la capacidad de ver estas promesas y aceptarlas como un regalo que ha sido reservado para nosotros desde siempre.

Ariel Ephraim
or-israel.org

Indice de sección  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces