Actualidad

¿La Verdadera religión?

Hace un par de meses ayude a una amiga en preparar unas niñas para sus Bat Mitzva, en una de las clases, les dejamos hacer preguntas libres, para contestar sus inquietudes, de temas de índole judaico , no solo el tratado ese día, hubo una joven que me impacto con su pregunta y su preocupación.”¿Cómo se que esta es la verdadera religión?”, una interrogante que me sigue resonando y que me hizo reflexionar.

El judaísmo es más que una religión. El judío es el descendiente de aquellos esclavos que salieron de Egipto. Descendiente de los que presenciaron la entrega de la Tora en el pie del monte Sinaí. Ello marcó el comienzo de nuestra liberación, inicia la libertad espiritual del pueblo judío y ahora esperamos la redención final para lograr nuestra libertad física. Desde entonces hemos tenido la libertad espiritual de unirnos con lo infinito a diario, en lo cotidiano y refinando lo físico.
No hay persecución, inquisición u holocausto que pudiera haber acabado con ello, porque siempre tendremos opciones, misiones y por último la actitud frente a los hechos que definirán muchos aspectos de la visión hacia donde queremos, podemos o debemos ir. El judío representa el emblema de la tolerancia civil y religiosa. "Amad al extranjero y al residente temporáneo", ordenó Moisés, "porque vosotros habéis sido extranjeros en la tierra de Egipto."(5)

El ser judío no es una raza porque entonces no habría conversiones, no es una nacionalidad porque no todos somos nacidos en Israel, no es una religión pues no solo los religiosos son judíos.

Un judío es un estado espiritual del ser. Es todo ser humano que posee un alma judía, independientemente de su raza, estilo de vida o la religión que profesa. No importa quién sea ni que hace; si tiene un alma judía, es judío. Y nada de lo que haga o decida hacer o dejar de hacer puede destruir esa condición (2).Un alma espiritual que investida en un cuerpo físico es capaz de conectarse a través de hechos concretos con su creador, con lo intangible, uniendo lo material y lo espiritual, la materia y la energía.

Al ser adultos vamos aprendiendo destrezas, para ejercernos como mejores y mas preparadas personas, padres, leemos, tomamos cursos, estudiamos, aprendemos de nuestros errores, escuchamos consejos y experiencias ajenas, consultamos con especialistas. Para ejercer una profesión vamos a la universidad y nos preparamos, la vida es un constante aprendizaje. Cada cosa que queramos: ser adulto, padres, profesional, artista, atleta, tenemos que actuar y ejercernos como tal, como es que pasamos una vida sin preguntarnos ¿Por que soy judío? ¿Qué quiere decir eso?
¿Como me ejerzo como judío? ¿Soy diferente?

Nuestras enseñanzas y valores, el modo de vida nos vincula y une unos a otros, vivimos en comunidades porque necesitamos unos de otros, de un minian para rezar, de un colegio, de kashrut, un Rabino, un maestro, shojet (el que no vive en comunidad igualmente sigue siendo judío, pero con mas peligro de asimilarse).

Hubo épocas oscuras pero las almas judías no estuvieron en la oscuridad. Los judíos se vieron forzados a las peores situaciones pero siempre fueron y seremos ricos con nuestra “riquezas” única, nuestro legado, una Tora plena de valores, enseñanzas, que ha sido transmitida de padres a hijos, de generación a generación tal cual la recibimos, hace más de dos mil años (3). Cualquier judío que viniera de otra época o tiempo se estaría colocando los mismos tefilin, rezando de igual forma, la misma circuncisión, los mismos tehilim (Salmos), la misma Tora, el mismo Di-os.
Debemos enseñar a nuestros hijos lo que es el verdadero significado de ser judío, no solo sobrevivientes de persecuciones, o por que el abuelo y la abuela eran, es mucho más que eso, el judaísmo enseña que somos creados a imagen de Di-os, y por lo tanto cada persona es única y valorada; que la moral no es relativa sino absoluta; que los seres humanos son socios con Di-os en la creación, con la misión de recrear el cielo en la tierra. (6), que cada uno es insustituible, con una misión propia, con algo único para aportar al mundo, apoyando al prójimo.

El judío es ese ser sagrado que ha bajado la luz de los cielos y a través de el ha iluminado el mundo entero (5). El judío es el que dice que el infinito no esta arriba en los cielos. El infinito es aquí y ahora, en el momento que se encuentra en su vida, en la situación que te halles, en el presente, siempre hay algo que puedes hacer y unirte con el infinito, unido al pasado por una historia milenaria, con ejemplos de los Abot (padres): Abraham, Isaac,Yaacob y de las Imaot (madres): Sara Rivka,Rajel y Lea, de ejemplos como Ruth, Miriam, Aharon, Rabi Akiva …Bal Shem Tov…..Moises…Maimonides….. De hecho, el judío es el ser capaz de unir el punto, donde el mundo material y finito se encuentra con la Divinidad infinita a través de una mitzva (un precepto): que es EL ACTO DE FUCIONAR lo físico con lo divino en un solo acto. Con una simple acción física puedes unir el cielo y la tierra, puedes traer luz al mundo.

“La historia judía enseña que si hay un propósito en la existencia humana, y que no nacemos solo para vivir y morir como bestias” (4).Si bien vivimos en mundo material , no todo los que nos rodea es tangible o palpable físicamente, muchas de las metas que nos trazamos, en realidad no son visibles, como el amor, la amistad, la harmonía, la fe, la alegría, el compañerismo, la felicidad…..si bien “tocamos” a nuestra pareja, amigo, hijo nos une algo más que lo meramente físico. A veces palpamos el éxito, la fama, el dinero, pero aun así sentimos que “algo” nos sigue faltando, algo que nos de más sentido, que nos dé una sensación de plenitud, de sentirnos realmente completos. Esa sensación de plenitud que la encuentras cuando eres capaz de conectarte con tu propia alma y trascender lo meramente material.

Hay quien busca a Di-os arriba en lo alto. Nosotros lo encontramos en lo cotidiano, en la ayuda al prójimo, en la luz de unas velas, en la alegría de los niños, en las páginas de la Tora (1), en las palabras sinceras a un amigo, en un consejo, en el silencio, en la forma de vestir, en lo que comemos, en lo que pensamos, en lo que decimos y en lo que dejamos de decir, en lo que hacemos, en una bendición, en una plegaria, en una moneda, en una sonrisa, en una meditación….es la superación del alma y de lo espiritual aquí en un mundo físico. Este legado que Di-os nos entrego en Sinaí nos volvió una luz para las naciones. Esa es nuestra misión…. Y este es el secreto del pueblo judío, búscalo, apréndelo y enséñaselos a tus hijos.

Nelly kaufman de klein

Bibliografía
1.-Rumbo a tu judaísmo vol 19 no.- 3 año 2008
2.-Rumbo a tu judaísmo vol 15 no.- 2 Año 2004
3.- www.jabad.org.ar
4.- La historia de Los Judíos por Paul Johnson
5.- leo nikolaievitch tolstoy
6.- http://www.jabadve.com

 

Últimos artículos publicados  

Escríbale a la autora


Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces