Actualidad

Sembrar

Una pregunta que he escuchado repetidamente es: ¿Por qué el árbol de peras solo da pera y el de manzana solo manzana y la mujer da a luz tanto niñas como niños?

En la Tora se describe al primer hombre creado como Adam, por que proviene de la adama, de la tierra. No se explica cómo creo a los animales, o las plantas sencillamente explica que el hombre proviene de la tierra y le insuflo su aliento ¿Por qué quería Hashem que supiéramos esa información? ¿Por que detalla la creación del hombre?

Sabemos que en la tierra crece lo que se siembra, si sembramos un árbol de frutas, crecerán frutas, si sembramos flores, eso crecerá. En ambos casos, por supuesto, si los cultivamos y los cuidamos eso sucederá en su mejor forma.
Con el ser humano ocurre parecido, si la carga de cromosomas es XX o Xy será una niña o un niño .La herencia y la determinación del sexo en el humano se deben a cromosomas, existen 23 pares de cromosomas humanos, los cromosomas sexuales son tan solos uno de ellos. En el ser humano hay dos: X e Y. Cuando en el futuro bebe se une los cromosomas XX que corresponde al sexo femenino, nacerá una niñita, y la combinación de cromosomas XY corresponden al sexo masculino, entonces nacerá un varoncito. Pero más que colocar el sexo del bebe, tenemos otra responsabilidad , posibilidad y potencial y es de forma más consciente, mas variable, más amplio y es que si “sembramos” en nuestros hijos: amor, límites, valores, autoestima, un buen ambiente familiar, una buena educación, una nutrición balanceada y sana, estaremos haciendo futuros adultos exitosos, felices capaces de enfrentar la vida con objetividad, amor, respeto y principios y enseñárselo a si a sus propios hijos y “sembrar” a su alrededor de la mejor forma, con su ejemplo y actitud hacia los demás y hacia la vida.

“Los niños que se dejan crecer como monte, no tienen chance de producir flores de ingenio”, a los niños hay que irlos formando, enseñándoles, amándolos, porque: “Mucho amor nunca hace mal para el niño, lo que si hace mal es cuando sustituimos presentes (regalos) por presencia “. Además "Cuando educas a tu hijo educas también a tu nieto" (El Talmud).

Poseemos en nosotros “adama – tierra”, una parte física, pero también una parte de Di-os mismo - su aliento-el alma-, así tenemos la posibilidad de trascender lo meramente físico, con la capacidad de unir cielo y tierra a través de nuestras acciones, impregnar nuestros actos y el ejemplo a nuestros hijos y a todos los que están a nuestro alrededor.


Muchas familias hacen verdaderos sacrificios para hacer que sus hijos estudien en las mejores universidades del mundo, sin embargo eso es tan solo parte de su formación. De nada sirve ser el mejor médico del hospital, si soy capaz de operar pacientes sin necesidad, o dejarlos de operar y dejarlos a la deriva porque, el pobre no puede con mi presupuesto y solo tratas u operas para hacer más dinero. O el ingeniero quien pone en riesgo a la gente, al hacer una construcción que no cumple con todas las directrices y regulaciones por ahorrarse varios millones. Pueden ser los mejores profesionales y ser exitosos, pero si ello no va acompañado de una formación honorable y plena de valores morales, no podemos decir que educamos a los hijos exitosamente. Toda formación debe ir acompañada por directrices morales y valores, por ello tan importante la convivencia en hogares donde se vive el día a día, las alegrías y retos, el compartir, respetar, amar, ayudar, colaborar, ponerse en el sitio del otro……el ejemplo.

Educar a nuestros hijos es darles las herramientas necesarias para que cuando crezcan, ellos sean capaces de liderizar sus propias vidas. Cuando saben desenvolverse, actuar, enfrentar sus retos y aprender de sus fracasos apoyar al prójimo, podemos decir que sabrán labrar su camino y lograr sus propias metas y ser útiles a su comunidad. Es por ello que la educación va mas allá de la simple instrucción, “El educador mediocre habla. El buen educador explica. El educador superior demuestra. El gran educador inspira.” (William Ward) y eso nos corresponde a los padres tanto como a los maestros.

“El sistema educativo debe prestar mayor atención, en realidad, la atención primordial a la formación del carácter, con énfasis en los valores éticos y morales."

Estamos aquí en este mundo para hacer una diferencia y aportar algo único y nuevo, por hacer, pero también por ser mejores personas. “Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.” (Pitágoras)
El educar a nuestros hijos es estar pendientes de su formación, no solo académica , sino moral también, ellos aprende observando, así que cuando ocurre un mal comportamiento debemos analizarlo y preguntarnos ¿Por qué?
Quiera Di-os que sepamos criar a nuestros hijos por el camino de Tora y mitzvot con mucho amor, paciencia, sabiduría y valores para que así, nuestros hijos sean personas íntegras, con formación, educación, sueños y sobre todo moral, honorables, rectos, objetivos, capaces de ayudar a construir un mundo mejor.

Nelly Kaufman de klein

 

Últimos artículos publicados  

Escríbale a la autora


Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces