Actualidad

Ignorancia y Apatía

Le preguntaron una vez a una persona ¿Cuál es la diferencia entre ignorancia y apatía?

Y esta respondió: “No sé, ni me importa”.

Si buscamos en el diccionario tenemos:
Ignorancia:
1. f. Falta de ciencia, de letras y noticias, general o particular.(Real Academia Española ). Sin conocimiento.

Apatía:
Impasibilidad del ánimo. Estado en el que el sujeto permanece indiferente, y presenta una Incapacidad para reaccionar ante situaciones que deberían suscitar emociones o intereses. Alguien sin sentimientos.

“Y quien incrementa conocimiento incrementa dolor.”(Kohelet cap. 1: 18)
La conciencia del ser humano es uno de los mejores elementos que poseemos. El ejercido de la misma, es la demostración inequívoca de nuestra salud mental y de la posibilidad de tener un mundo mejor. Preferimos el dolor causado por la sabiduría a la “quietud” derivada de la ignorancia de los hechos.
Cuando se nos presente ciertas situaciones, sea por ejemplo con nuestros hijos e insistimos en ignorarlas, lejos de resolverse se empeora y nuestra tardía intervención hace más dificultosa la solución de la misma, donde además deberemos aceptar sus consecuencias.
El ignorar pequeñas señales o acciones, no hace más que complicar su resolución. Es como el auto al que se le prende una luz del tablero avisando que algo está fallando y en vez de llevarlo al taller lo ignoramos y a los pocos días nos deja parados en plena vía.
El saber y la razón hablan, la ignorancia y el error gritan. (Anónimo), por ello mucho más cómodo es ser ignorantes o hasta apático con hechos y/o situaciones que creemos que no nos afectan que sentirnos que nos incumben o interesan.
“La ciencia pudo haber encontrado una curación para la mayoría de los males; pero no ha encontrado ningún remedio para el peor de él todo: la apatía de seres humanos”(Helen Keller).

Aunque parecen “Males” separados, la apatía puede llevar a la ignorancia, o la ignorancia llevar a la apatía, así que no importa por donde empiece termina igualmente en el mismo punto. Una forma segura de salir de esta dicotomía es dando un paso hacia adelante, irse preparando, ir apagando la ignorancia para anular la apatía. Debemos “movernos” tratar de proponernos pequeñas metas que nos mantengan en movimiento, seguir el rumbo de nuestras vidas, no dejarnos “contaminar” con las distracciones o limitaciones externas, la vida es un constante aprender, crecer, podemos modificar ciertos aspectos, según sea necesario hacerlo y rectificar, aprender y seguir, porque la apatía nos lleva a la inercia, inamovilidad y el fracaso.

La Tora dice: “Un hombre debe enseñar a su hijo tres cosas: Tora, un oficio, y natación”.(Talmud). En ello se denota que no debe haber cabida para la ignorancia y con la enseñanza de la Tora no debería haber apatía, porque debemos saber quiénes somos, que se espera de nosotros como personas, debemos prepararnos, estudiar, saber que nunca estamos solos, porque Di-os está con nosotros en nuestras vidas, entendemos cual es el camino correcto, los valores y lo trascendente en la vía, que debemos tener un oficio para ejercer y tener los medios para vivir y seguir preparándonos, que debemos tener y adquirir las herramientas para lograrlo y estar conectado con nuestra esencia. La vida es un constante aprender que no cesa mientras estemos vivos. La ignorancia y la apatía son partes del yetzer hara (inclinación al mal) y son retos que debemos vencer día a día y hacer de nuestras vidas unas cada vez mejores.

Nelly Klein
http://nellyklein.blogspot.com

 

Últimos artículos publicados  

Escríbale a la autora


Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces