Actualidad

Desconectado

Hace muchos años en un examen que tuve de física practica en el colegio, me toco una pregunta de armar un circuito y este debía funcionar, ¡sabía hacerlo!, “Que suerte que me toco una pregunta tan fácil”, pensé dentro de mí, lo arme rápido y cuando el profesor me vio que había terminado me Pregunto: ¿Esta listo? le dije:” si”, pregunto de nuevo: ¿Seguro? Pensé:” Me quiere confundir “y le respondí: “Si seguro.”

Mi sorpresa fue enorme al darle al encendido, ¡no paso nada!, volví a revisar cada pieza , estaba seguro que estaba bien, no entendía que pasaba, el profesor me miraba con una sonrisa picara, me daba entender que algo se me estaba olvidando, me dio tiempo suficiente para rechequear, sin embargo no encontraba mi error, estaba tan segura de saberlo ¿Que me paso?, el profesor noto mi nerviosismo y me cara que se rendía frente , lo que parecía mi fracaso ,pregunto :¿Te rindes?, me señalo algo con el dedo y ¡uffff! no lo había enchufado a la corriente !!!, lo conecte e inmediatamente función.

Muchas veces hacemos cosas en nuestras vidas y de alguna forma sentimos que algo le falta, igual con la relación con las personas, lo que falta es conectarse, todo listo pero falta “encenderlo”.

Así como el proyecto de física practica hecho perfecto, solo que no lo enchufe, faltaba conectarlo a la fuente del poder.

Podemos vivir una vida trabajando y logrando nuestras metas de cambiar de carro cada par de años, viajar varias veces al año, mudarnos según se cotice las mejores zonas residencial , sin embargo cuando nos toca hacer verdaderos balances sentimos, aunque no lo confesemos ,que nos falta “un algo”.

En el mundo actual donde existe una crisis económica mundial, donde ocupamos más horas en tratar de producir más ,tenemos menos tiempo para pensar y reflexionar o de rezar o celebrar festividades. El punto es que se nos pasa una vida vivida en una sola dimensión, sin darnos cuenta que el trabajo y el dinero que percibimos es un medio y no un fin.

Por tratar de salir a flote y tener éxito y mejorar la posición económica, olvidamos que el trabajo es un medio para vivir mejor, darle lo mejor a la familia, pero no solo desde el punto de vista económico y material, sino de consolidar una familia, tener tiempo para compartir más.

Mejor calidad de vida no quiere decir comprar objetos más caros o de marca.
Es poder vivir en familia, celebrar juntos, compartir, dar presencia a los nuestros y además aportar otra dimensión al conectarse con Di-os a diario, dando, rezando, ocupándose de los necesitados o enfermos. Cada día deberíamos conectarnos con nuestros hijos, verlos, hablar con ellos demostrarles que son importante y que la vida no se trata solo de tener, sino de ser, ser una persona completa una que sabe las prioridades del momento, la importancia de cada uno a su alrededor y de trascender al lograr conectarse a la esencia misma que no es otra más que la de Di-os.

Así como mi circuito de física, tenía todas las piezas en su lugar y aun así no funcionaba por no estar enchufada a la fuente de poder, así somos los seres humanos que a veces olvidamos realmente nuestra real misión y tenemos todo lo que se necesite para ser feliz, sin embargo, nos falta la fuente de poder, el darles a nuestras vidas y de la familia una dimensión mejor, un tiempo de compartir, un tiempo de dar, un tiempo de Di-os.

Nelly klein

http://nellyklein.blogspot.com/

 

Últimos artículos publicados  

Escríbale a la autora


Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces