Actualidad

Educando: por Nelly Klein

CANTIDAD SUFICIENTE PARA…

Si agarramos una caja de un medicamento y observamos la formula descrita en el envase, veremos, que en muchas de estas cajitas sale impreso el principio activo, que es el nombre del medicamento por el cual lo tomamos y en la mayoría de ellos colocan las siglas “C.S.P”(cantidad suficiente para) las cuales indican que posee otros ingredientes ,que no se nombran y que sirven como vehículos para que la presentación funcione de forma optima, estos no son de tanta importancia como el principio activo y pueden ser sustituidos por otros, sin que varié la función del medicamento o producto formulado .

Cuando entramos a trabajar en un lugar, y por alguna razón, comenzamos a reflexionar que no era lo que habíamos idealizado, o no nos otorgaron el aumento que creímos merecer, pensamos que en ese trabajo solo nos exigen y no nos reconocen nuestro esfuerzo. “Cumplo mi horario, pues necesito el trabajo”. Así comienza un camino de “EL MINIMO ESFUERZO”, de alguna forma sentimos que con lo que hacemos es suficiente, por que “ME DEBEN, les hago un favor en quedarme”.
Con nuestra pareja suele suceder que, “no siempre se da cuenta del esfuerzo, esmero y resulta que esta vez ni se acordó de alguna fecha, o no me agradeció el banquete que prepare para sus amigos, pero la próxima vez NO ME LA CALO, así que no me vuelvo a esforzar porque el no sabe ser agradecido”.

“Tengo varias noches que no duermo. Mi hijo pequeño la agarro por llorar de noche y estoy agotada. Esta vez le pedí a el que se levantara, pero me dijo que estaba agotado que no podía, porque había trabajado mucho, así que me toco a mi. Al día siguiente tengo una reunión en el colegio y sabes que: ¡No voy!, si mi pareja no hace lo que debe, pues yo tampoco. Igualmente
estoy cansada”. Así entramos de nuevo en el juego del “MINIMO ESFUERZO”.

No se puede vivir una vida haciendo lo mínimo necesario para que las cosas funcionen,
hay que “poner todo el potencial” en cada cosa que hacemos.
Esta situación generalmente se va extendiendo, consiente o inconscientemente a la mayoría de nuestro entorno y actividades, volviéndonos seres mediocres. Esto a la vez lo reflejamos en nuestro hogar y trabajo, dando el ejemplo a los que están a nuestro alrededor.

Cuando hacemos el mínimo y no lo óptimo, se comienza un ciclo de vivir a media, creyendo que hay “alguien” que nos debe y sin darnos cuenta que muchos de los involucrados ni se han enterado de nuestras suposiciones y creencia, caemos en un peligroso juego que no nos va a conducir a nada bueno. Además la gente nos observa y piensan que así somos:” una persona sin mucha capacidad, ni motivación”. Nos volvemos seres mediocres que no actúan con el potencial que poseen, sino con el resentimiento y la equivocada creencia que si el otro no lo hace, yo no tengo por que esforzarme mas. Ese comportamiento se extiende, sin darse cuenta que esa actitud afecta a mucha gente a su alrededor (además que así mismo), y que uno lo va aplicando en todos los ámbitos que va desarrollando en su vida, con la pareja, con los hijos, en el trabajo, en nuestra comunidad, con las amistades.
Las cosas que hacemos o dejamos de hacer por que “no me toca” dejan huellas, para bien o para mal, que como un efecto domino influyen en muchos ámbitos y personas.

En el Pirkei Abot en la Mishná 2, capitulo 4, esta escrito:
"Ben Azái dice: Corre (incluso) en pos de un precepto simple y escápate del pecado,
Ya que una buena acción conlleva a otra buena acción, una trasgresión lleva a otra trasgresión,
Porque la recompensa por una buena acción es una buena acción y el pago por un
transgresión es una transgresión ". (2)
Cuando hacemos las cosas bien hechas, lo vamos aplicando a todos los ámbitos de nuestras vidas, la recompensa es que nos acostumbramos a actuar dando lo mejor de nosotros, en lo que hacemos, desde preparar una ensalada con detalles, a conversar con un hijo, estudiar, a realizar nuestro trabajo de la mejor forma, a compartir y apoyar a nuestra pareja.
Cuando hacemos las cosas por que no “nos queda más remedio”, con fastidio y desgano, nos vamos acostumbrando a esa actitud, y las cosas …“salen” , las hacemos, pero con la actitud del mínimo esfuerzo, porque” que fastidio me da”, “eso no me gusta hacerlo”, o “no me toca”, nos vamos acostumbrando a hacerlo así, y los que están alrededor de nosotros sean compañeros de trabajo, hijos o pareja lo perciben y en ocasiones, hasta se comportan de igual forma.
Debemos ejercitarnos de la mejor forma, de la única forma que hay, que es dando lo mejor, todo nuestro potencial en acción.

Nuestros Sabios dicen que Cain fue culpable de un crimen atroz, ya que no solamente mató a Abel sino también "a él y a su semilla hasta el final de todas las generaciones”. Porque lo que hacemos, el cómo lo hacemos o dejamos de hacer afecta a nuestros niños. Ellos captan de nosotros, viendo cómo lo hacemos, no cómo le decimos que lo hagan. Los niños aprenden de tres formas: con el ejemplo, el ejemplo y el ejemplo, y así enseñaran a su vez a sus propios hijos.
Un maestro o un padre pueden considerar a un estudiante o a su hijo tan sólo como un individuo aislado.
El joven estudiante puede ser excelente, mediocre, desinteresado o con problemas; el maestro o padre puede estimular y dedicarse, pero si su única preocupación consiste en ver
al estudiante o niño como un individuo aislado, si piensa únicamente en el propio crecimiento del estudiante o joven, sin proyectar sus pensamientos hacia el efecto futuro que este tendrá en aquellos que lo rodean, entonces, el punto de vista de ese maestro o padre es muy limitado y poco estimulante.(1) "La educación....no debe ser limitada a la adquisición de conocimientos y a la preparación para una carrera...o para como se dice comúnmente, para vivir mejor. Debemos pensar en términos de una 'mejor vida', no solo para el individuo sino para la sociedad en su totalidad. El sistema educativo debe prestar mayor atención, en realidad, la atención primordial a la formación del carácter, con énfasis en los valores éticos y morales."(Rebe Menachem M. Schneerson)

Si tomamos al joven como una eventual fuente de inspiración para los demás, como una cascada que traerá agua llena de vida a aquellos que están a su alrededor y a los que eventualmente se relacionaran con él, entonces, ese joven asume un valor totalmente nuevo. Igualmente si lo estimulamos y sacamos lo mejor de el, generará en el un sentimiento pleno de realización y de posibilidad de dar de si mismo lo mejor. (1)
Antes de exigir a los demás, deberíamos comenzar por exigirnos a nosotros mismos, por que es la manera de comenzar a producir cambios positivos, dar de cada uno lo mejor de si, y no ser simplemente una persona que da C.S.P (cantidad suficiente para), lo mínimo de si, para que las cosas a su alrededor funcionen en su mas mínima posibilidad y expresión.
"La mayor recompensa de nuestro trabajo no es lo que nos pagan por él, sino aquello en lo que nos convierte"(John Ruskin) .Difícilmente lograremos hogares felices y sociedades estables , en su más optimo desenvolvimiento sino estamos dispuestos a dar todo lo que poseemos interiormente como individuos, porque el potencial y la riqueza personal la poseemos todos, además es única en cada uno ,solo nos toca sacar de cada uno lo mejor que tenemos y volverlo una realidad, porque "Así como el hierro se oxida por falta de uso, así también la inactividad destruye el intelecto"(Leonardo da Vinci) y lo que queda es un individuo que solo da la cantidad mínima para que se produzcan unos pobres resultados, llevando así una vida mediocre.

Bibliografía:
1.-http://www.jabad.org.ar/
2.-Pirkei Abot

Nelly kaufman de klein

 

Últimos artículos publicados  

Escríbale a la autora


Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces