Actualidad

Acercando al hijo malvado

Si analizamos el orden en que los cuatro hijos aparecen en la Hagadá, llama la atención que el “malvado” se encuentre después del “sabio”, aparentemente, ¡el malvado debería ir en el último lugar!

“Uno es el sabio, otro el malvado, otro el simple y el último, el que no sabe preguntar”.

Y la pregunta se potencia aun más cuando estudiamos que según el Ariza”´l, las cuatro copas de vino que bebemos en el Seder representan a los cuatro hijos que aparecen en la Hagadá. Y, para nuestra sorpresa, sobre la segunda copa –que sería el hijo “malvado”- ¡decimos lo más importante del relato! ¿Cómo puede ser?

El Jasidut explica (“Likuté Debarim”, página 844) que todo iehudí, se encuentre en el nivel que sea, aun posee la chispa Divina en su alma. Por eso mismo, cuando menciona a los hijos lo expresa: “Ejad Jajam, VeEjad Rashá, VeEjad Tam, VeEjad she lo iodea lishol”, es decir (literalmente), “UNO sabio, UNO malvado, UNO simple y UNO que no sabe preguntar”. ¿Para qué se repite el término “UNO”? Para enseñarnos que tanto sea sabio o malvado, el Uno, es decir, la chispa divina impregnada en su alma con el Uno (Di-s), sigue estando. Esté en la categoría que esté. No existe iehudí “perdido”. Existe iehudí “alejado” y ahí es donde debemos actuar.

La única manera que el “malvado” pueda acercarse es estando cerca del “sabio”. Justamente por ello el orden no es equivocado. Es el único posible y correcto. Solamente el hijo sabio, que está bien encaminado, puede influenciar para que su compañero, su “hermano”, pueda acercarse más hacia Di-s.

No es posible que el sabio se dé el “lujo” de excluirse y pensar solamente en él, de cuidar solamente su “quinta”. Por el contrario, tiene la obligación de preocuparse por su semejante.

También es un mensaje de estima hacia el perverso, remarcándole que no debe caer en la decadencia y depresión, siempre hay tiempo para el cambio, para resurgir, para salir a la superficie… la ayuda y el “salvavidas” que Hashem le brinda es estar junto al “sabio”, que podrá ayudarlo (y deberá hacerlo) en su máxima expresión.

¡Que Hashem siempre nos ayude a ser “sabios” para “saber” ayudar a los demás!

Clr. Alan Owsiany

Untitled Document http://www.alanconsultor.com.ar

http://reflexionando21.blogspot.com/


Alan J. Owsiany es Consultor Psicológico (Counselor). Al terminar sus estudios de bachillerato, estudió 1 año en Yeshivat "Kneset Jizkiahu" - Kfar Jasidim (Rejasim, Israel).

Desde la psicología humanística existencial (enfoque al que toma como columna vertebral), se esmera en aplicar su profesión dentro del marco de la Torá y las mitzvot.

Actualmente desarrolla tareas como docente integrador y acompañante terapéutico en escuelas ortodoxas de la comunidad.

Últimos artículos publicados  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces