Pirkei Abot

Éticas de nuestros padres

 Mishná 1 (2ª parte) 

Moshé recibió la Torá de (Hashem que se  reveló   en   el  monte)  Sinaí    y   la entregó    a    Ieoshúa.   Ieoshúa  a   los ancianos, y  los  ancianos la entregaron a  los  hombres  de  la  Gran Asamblea. Ellos   dijeron   tres   cosas: sean circunspectos en el  juicio,  establezcan muchos  alumnos  y  hagan vallado a la Torá. 

Y la entregó a Ieoshúa

Para comprender este fragmento, hemos de citar estos versículos: "6 Y  dijo Hashem a Moshé: toma para ti a Ieoshúa hijo de Nun, varón que hay espíritu en él; y apoyarás tu mano sobre él y lo pondrás delante de elazar el sacerdote y delante de toda la congregación, y lo ordenarás ante sus ojos, y darás de tu esplendor sobre él para que escuche toda la congregación de Israel"

Hashem le dice en el versículo que leímos: "Toma para ti", 7y esta es una expresión que no se suele utilizar entre personas, sino con objetos: ¡Toma el libro!, ¡Toma la pluma!, etc. lo que nos viene a enseñar que lo tome por intermedio de elementos, es decir, ‘que lo adquiera’ como amigo. De aquí aprendieron nuestros maestros que la persona debe adquirir para si un amigo a través de cosas también materiales, y que comparta además con él horas de estudio, lectura, comidas y bebidas, y además revele sus confidencias a este auténtico compañero que ha logrado con esfuerzo.

Comenta el libro "Ialkut Shimoní" sobre la explicación de lo que dijo el versículo: "Toma para ti": Moshé pretendía entregar el comando del pueblo a su hermano Aharón, caso semejante a un niño que se quema con una braza, (figurativamente se refiere a las personas con las que tropezó Moshé a lo largo de su gestión al frente del pueblo de Israel), ve una piedra preciosa y cree que es una braza (por Ieoshúa, quién figurativamente era una piedra preciosa), ve una perla, cree que es una braza. Así erró Moshé el camino y dijo: "Que Aharón vaya en mi lugar", en ves de decir "Ieoshúa vaya en mi lugar".

Pensó Moshé en otro momento que sus hijo heredarán la presidencia, por lo que comenzó a pedir a Hashem que nomine a su sucesor; a lo que Hashem contestó: "¡Moshé, no es como vos piensas!, no serán tus hijos los que heredarán tu lugar, sabes muy bien que mucho te sirvió Ieoshúa, y tremendos fueron los honores que te brindó, madrugaba para estar en la sala de conferencias a fin de preparar todo y ordenar las esterillas y las alfombras donde se sentaba la gente, y luego se quedaba para arreglar el desorden hasta la caida de la tarde. Es digno que se cumpla en él lo que está escrito: "8El que se ocupa de la higuera, que coma su fruto, y el que cuida de su amo, sea honrado"

La continuación del versículo: "varón que hay espíritu en él": es decir, varón que hay en él un espíritu digno de conducirse con cada uno según sus propios espíritus: con el calmo, con el temperamental, etc. entender a todos y dirigirse a ellos de acuerdo a la necesidad de su carácter particular.  

"Y apoyarás tu mano sobre él", otórgale ahora todo lo necesario para que pueda enseñar en público y responder a las inquietudes de la gente. Y haz que lo respeten, pues de lo contrario, cuando ya no estés en este mundo, la multitud podrá decir: "Mientras Moshé, su maestro, vivía no hacía esto, ¿y ahora que falleció el es nuestro líder y se sienta en lugares preferenciales?.

"Y lo pondrás delante de Elazar": inclusive elazar, la máxima autoridad sacerdotal en ese momento, estaría subordinado al liderazgo de Ieoshúa. Sin embargo, como consecuencia de la tristeza interior en la que estaba inmerso Moshé por causa que ninguno de sus hijos heredaría el mandato, por eso Hashem le dijo: "Los hijos de tu hermano Aharón, son como tuyos propios, y también a quién Yo estableceré como principal conductor de Israel, irá y se parará delante de la puerta de Elazar, tu sobrino".

Esto se parece al caso de cierto rey, que no tenía de su propia sangre herederos capaces, con cualidades, personalidad y temperamento para proseguir el mandato, motivo por el que otorga el poder a uno de sus fieles, pero le aclara que pese a ser ahora el líder, deberá presentarse y pararse en ciertas ocasiones frente a la puerta de su hijo. Así ordenó Hashem a Ieoshúa con respecto a Elazar, hijo del hermano de Moshé.

"Y darás de tu esplendor sobre él": "Darás de tu esplendor" y no "todo tu esplendor". El rostro de Moshé resplandecía como si emanase rayos similares a los del sol, ya que en el Monte Sinaí había recibido tal presente, y de ello cedería a Ieoshúa; por lo que dijeron los ancianos de antaño: "El rostro de Moshé se asemejaba al sol, y el de Ieoshúa a la luna" (ya que recibió de la luminosidad  de Moshé, así como la luna recibe de la luz del sol).

Se cita otro ejemplo: que Moshé era como una antorcha, capaz de encender varias candelas sin que su resplandor y fuerza aminoren en absoluto; así, pese a entregar de su sabiduría, de todas maneras no cesó un céntimo de la suya propia.

Explicación escrita: Leilui Nishmat: Abi u mori "Israel ben Peshl"

 

6 - Bamidbar (En el desierto) 27: 18

7 - basado en el libro Ialkut shimoní (Pinjas 27)  

8 - Proverbios 27  

Untitled Document
Indice de Pirkei Abot  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin